UN CORAZÓN PERFECTO CONFÍA

01BCAC21-48FE-48C3-B42A-F6968A626067El corazón confiado siempre dice: “Todos mis pasos son ordenados por el Señor. Él es mi Padre amoroso y permite mis sufrimientos, tentaciones y pruebas, pero nunca más de lo que puedo soportar, porque Él siempre da la salida.

El salmista escribió: “En ti esperaron nuestros padres; esperaron, y tú los libraste. Clamaron a ti, y fueron librados; confiaron en ti, y no fueron avergonzados” (Salmos 22:4-5).

La raíz hebrea de “confiaron”, sugiere: “arrojarse a un precipicio”. Eso significa ser como un niño que se ha subido a las vigas y no puede bajar. Oye a su padre decir: “¡Salta!” y obedece, lanzándose a los brazos de su padre. ¿Está usted en un lugar así ahora mismo? ¿Está usted al borde, vacilando sin tener otra opción que la de lanzarse a los brazos de Jesús? Simplemente usted se ha resignado a su situación, pero eso no es confiar; no es otra cosa que fatalismo. La confianza es totalmente diferente a la resignación pasiva, ¡Es creencia activa!

A medida que nuestra hambre por Jesús es más intensa, veremos que nuestra confianza en Él está bien cimentada. En cierto punto de nuestra vida, habríamos pensado que en verdad, no podíamos confiar en Él, que Él no tenía realmente el control de todo el cuadro y que nosotros debíamos quedarnos a cargo. Pero acercarnos más a Él y conocerlo mejor, lo cambia. Significa que no sólo venimos a Él para que nos ayude cuando ya todo está perdido; por el contrario, comenzamos a caminar con Él tan cercanamente que le oímos advirtiéndonos sobre la pruebas que nos esperan.

El corazón confiado siempre dice: “Todos mis pasos son ordenados por el Señor. Él es mi Padre amoroso y permite mis sufrimientos, tentaciones y pruebas, pero nunca más de lo que puedo soportar, porque Él siempre da la salida. Él tiene un plan y propósito eterno para mí. Él cuenta cada cabello de mi cabeza y Él formó todas mis partes cuando estaba en el vientre de mi madre. Él sabe cuando me siento, me paro o me acuesto porque yo soy la niña de su ojo. Él es Señor, no sólo sobre mí, sino también sobre cada evento y situación que me toque”.

¡Un corazón perfecto es también un corazón quebrantado!

El salmista David dijo: “Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; y salva a los contritos [aplastados] de espíritu” (Salmos 34:18).

El quebranto significa más que dolor y llanto, más que un espíritu aplastado, más que humildad. El verdadero quebranto desata en el corazón, el mayor poder que Dios pueda confiar a la humanidad, mayor que levantar muertos o sanar enfermos. Cuando nosotros estamos verdaderamente quebrantados delante de Dios, nos es dado un poder de restaurar ruinas, un poder que trae un tipo especial de gloria y honor a nuestro Señor.

Vea, el quebranto tiene que ver con paredes derribadas, desmoronadas. David asoció los muros caídos de Jerusalén con el quebranto del pueblo de Dios: “Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado…Haz bien con tu benevolencia a Sion; edifica los muros de Jerusalén. Entonces te agradarán los sacrificios de justicia” (Salmos 51:17-19).

Nehemías era un hombre quebrantado de corazón, y su ejemplo tiene que ver con aquellos muros quebrados de Jerusalén (ver Nehemías 2:12-15). En la oscuridad de la noche, Nehemías “vio el muro”. Acá se usa la palabra hebrea “shabar”. Es la misma que se usa en Salmos 51:17 cuando dice: “corazón contrito”. Según el significado completo en hebreo, el corazón de Nehemías estaba quebrantándose en dos maneras. Primero se quebrantó por la angustia a causa de la ruina, y segundo, por la esperanza de reedificar (estallando de esperanza).

Este es verdaderamente un corazón quebrantado: uno que primeramente ve a la iglesia y a las familias en ruina y siente la angustia del Señor. Tal corazón se duele por el oprobio causado al nombre de Dios. También ve en lo profundo y mira, como lo hizo David, su propia vergüenza y fracaso. Pero hay un segundo elemento importante de este quebranto, y éste es: la esperanza. El verdadero corazón quebrantado ha oído de Dios: “Yo sanaré, restauraré y edificaré. Desháganse del desmonte y pónganse a trabajar en la restauración de las aberturas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s