PRIORIDADES PERVERTIDAS

99D08E02-4D30-4D1A-8D01-BE0A49C9311FVivir sin orar es vivir sin Dios así lo dijo Carlos Spurgeon. ¡Cuan grande Verdad! El capullo donde el gusano vive y pronto sera una bella mariposa esta lleno de vida, pero cuando lo abandona es una cáscara seca, hueca y sin vida, a muchos el Espíritu Santo los abandonó y andan en la carne por su falta constante de oración.

Los cristianos que descuidan la oración han pervertido sus prioridades. Muchos creyentes se comprometen a orar siempre y cuando tengan tiempo. Sin embargo, cada semana, el buscar a Cristo se ha vuelto cada vez menos importante para ellos que lavar el auto, limpiar la casa, visitar a los amigos, comer afuera, ir de compras, disfrutar de eventos deportivos. Ellos simplemente no hacen tiempo para orar.

La gente no era diferente en los tiempos de Noé y de Lot. Sus grandes prioridades eran comer y beber, comprar y vender, casarse y cuidar de sus familias. No tenían tiempo para escuchar los mensajes de Dios del juicio venidero. ¡Y así fue como nadie estuvo preparado cuando el juicio llegó!
Evidentemente, nada ha cambiado con el paso de los siglos. Para muchos cristianos de hoy en día, Dios permanece al final de su lista de prioridades, y en el tope están sus ingresos, su seguridad, los placeres y la familia.

Amado, el Señor no quiere tus sobras: aquellos pequeños pedacitos de tiempo cuando sólo tienes un momento para hacer una petición rápida. Eso no es un sacrificio de oración.

El profeta Malaquías escribe:” Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio, ¿no es malo? Asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo, pues, a tu príncipe; ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto? dice Jehová de los ejércitos. (Malaquías 1:8).

Malaquías está diciendo: “Estás trayendo cualquier animal de la granja para sacrificarlo en la presencia de Dios: regalos descuidados, desconsiderados, de segunda mano. ¡Trata de darle ese tipo de ofrendas a su gobernador y ve qué es lo que pasa!”

Dios esperaba que Su pueblo revisara sus rebaños cuidadosamente, examinando cada animal para elegir el espécimen más perfecto para sacrificarlo a Él. De igual manera hoy, Dios espera lo mismo de nosotros. Él quiere nuestro tiempo de calidad: sin apuros. ¡Y tenemos que hacer que ese tiempo sea una prioridad!

Una vez me encontré con el pastor de una de las iglesias más grandes de Estados Unidos. Este hombre era uno de los ministros más ocupados que he visto. Me dijo sin excusas, “No tengo tiempo para orar”. Sin embargo, lo que realmente quiso decir fue: “No le doy ninguna prioridad a la oración”. Cuando visité su iglesia, no sentí el mover del Espíritu de Dios en su congregación. De hecho, fue una de las iglesias más muertas en las que yo había predicado. ¿Cómo podría haber vida si el pastor no oraba?

Ningún cristiano va a dedicar tiempo para orar a menos que la oración se convierta en la primera prioridad en su vida, por encima de todo: familia, carrera, tiempo de esparcimiento, todo. ¡De lo contrario, su sacrificio está pervertido!

David Wilkerson

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .