El Corazón De Cristo

19d2adf8-9c20-432c-b927-bdfe98985994Él amaba a Sus enemigos, y oró por Sus asesinos.  No fue un amor variable, que cambiaba cada nueva luna, sino que fue un amor invariable y eterno.  Él dijo: «Con amor eterno te he amado» (Jeremías 31:3).  ¡Oh, loado sea Dios!  ¡Cuán maravilloso es eso! Sigue leyendo

Anuncios