Cuidado con las decisiones apresuradas

3EE60642-7549-48D7-872C-69137D5240A7Dios sabe todas las cosas, conoce el pasado, el presente y todo el futuro, él sabe por dónde llevarnos, debemos entonces ir a su presencia y buscar su dirección y no apresurarnos, pues Dios ha preparado para ti lo mejor y todo será en su tiempo.

A veces nos sentimos impotentes ante los obstáculos de la vida, o podemos creer que hasta allí llegamos. Pero es necesario ver en la dificultad una oportunidad, es muy importante ver la prueba o dificultad como una circunstancia que nos va a impulsar para dar un gran salto y crecer, avanzar, alcanzar metas nuevas en Dios.

El Señor dice en su palabra: “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis” Jeremías 29:11

Cuidado con las decisiones apresuradas.

Nos dice la Biblia en Génesis 26:1-2 “Después hubo hambre en la tierra, además de la primera hambre que hubo en los días de Abraham; y se fue Isaac a Abimelec rey de los filisteos en Gerar. Y se le apareció Jehová, y le dijo: No desciendas a Egipto; habita en la tierra que yo te diré”.

La prueba que Isaac vivió en aquel tiempo fue una gran escasez, seguramente por una intensa y extensa sequía. Aquella hambre fue como la que sucedió en días de Abraham su padre, quien en aquel momento decidió ir a Egipto. Ahora Isaac va a Abimelec en Gerar, pero su plan es ir a Egipto. Como lo había hecho antes su padre.

La crisis por supuesto había hecho que Isaac se fuera  a Gerar, tal vez había perdido ganados, cosechas, etc, ahora se desplaza hasta la tierra de Gerar (viaje de sesenta kilómetros aproximadamente). Isaac habitaba en el pozo del Dios-viviente-que-me-ve (Génesis 25:11), llamado así porque en esa fuente de agua se le apareció Dios a Agar cuando huía de su señora Sarai.

Que interesante que aunque Isaac vivía junto a aquella fuente de agua, un día se secó y él debía moverse. A veces Dios hace o permite cosas que no entendemos, pero sin duda es para bendición nuestra.

Podemos recordar aquí que cuando el profeta Elías estaba escondido por orden de Dios en el arroyo de Querit, durante la fuerte sequía de siete años en Israel, un día se secó aquel arroyo, y Dios le habló y le dijo: “Ve a Sarepta de Sidón” y allí en la casa de la viuda sucedió el milagro de la harina y del aceite todos los días durante varios años. Vemos entonces que Dios tenía algo nuevo para el profeta.

En medio de su conflicto emocional e incertidumbre sin saber que hacer exactamente, Dios le habla a Isaac. Asunto que nos recuerda que es fundamental buscar a Dios y su consejo. Es muy importante destacar aquí que ambos, tanto Elías como Isaac escucharon  a Dios qué hacer al respecto, a diferencia de muchos de nosotros que hacemos las cosas y después le pedimos a Dios que nos bendiga.

La dirección de Dios es completamente contraria a los planes de Isaac, por eso Dios le dijo: “No desciendas a Egipto” pues ese era su objetivo. Entonces debemos tener una mente y un corazón abierto y dispuesto para hacer la voluntad de Dios, aunque sea muy diferente a mis propios pensamientos.

Siempre los pensamientos de Dios son más altos y mejores que los nuestros. No te apresures, primero consulta a Dios, y te irá bien.

Dios sabe todas las cosas, conoce el pasado, el presente y todo el futuro, él sabe por dónde llevarnos, debemos entonces ir a su presencia y buscar su dirección y no apresurarnos, pues Dios ha preparado para ti lo mejor y todo será en su tiempo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s