¿Por Qué No Hay Ningún Avivamiento? P. Final

004E1207-F339-4479-99D3-E8617E8CF706¿Por qué no hay ningún avivamiento? Sólo es porque Su Iglesia ha estado satisfecha de intentar vivir sin él. “Oh Dios, haznos volver a ti; haz que tu rostro brille sobre nosotros. Solo entonces seremos salvos” (Salmo 80:3).
Por Al Whittinghill

7. Una actitud de ignorancia de la Palabra de Dios: El Salmo 11:3 asevera: «Si fueren destruidos los fundamentos, ¿Qué ha de hacer el justo?» Oseas nos dice que el pueblo de Dios es destruido debido a una falta de conocimiento de Dios (4:6). Jesús le dijo a los Fariseos en Marcos 12:24, «¿No erráis por esto, porque ignoráis las Escrituras, y el poder de Dios?» A lo largo de la Biblia y de la historia, el avivamiento sólo ha venido cuando el pueblo de Dios empieza a tomar Su Palabra y Sus promesas en serio. ¡Escudriñe las Escrituras y deje que las Escrituras lo escudriñen a usted! Hace cincuenta años el hombre promedio sin Cristo en Norte América sabía más de la Palabra de Dios que el promedio de los que son salvos hoy día. Estamos demasiado acostumbrados a comer la verdad «de segunda mano.» Para el bebé, la leche es simplemente comida que otra persona ha digerido.
Vivimos en un día de oscuridad y de luz artificial. Las sectas florecen, y la Iglesia languidece en gran medida porque no conocemos la Palabra de Dios. ¡Ya es tiempo que la Iglesia vuelva a la Biblia! La única esperanza que el mundo tiene es que la Iglesia se vea nuevamente en el espejo de Dios y sea provocada para que se vista de sus vestimentas hermosas en contestación a SU revelación. El mundo debe oír una declaración ungida: «Así dice el Señor» de una Iglesia obediente.

8. Una actitud de división: Las divisiones en el cuerpo son una prueba de la carnalidad. Esto aflige y apaga el Espíritu Santo grandemente. La «discordia» es lo contrario del «común acuerdo» del cual leemos en el libro de los Hechos que hizo transformar a la iglesia en un vaso de Dios tan poderoso. ¡El espíritu no perdonador escondido en la iglesia es como una bala que permanece en el cuerpo! ¿Estamos más involucrados en nuestras opiniones e intereses que en el honor de Dios? La Biblia dice que «Ciertamente la soberbia concebirá contienda.» (Proverbios 13:10). Las divisiones se irán cuando nos humillemos hasta la tierra al nivel de la cruz. Una de las contraseñas del gran avivamiento de Gales era: «Dios haga volver a la Iglesia y salve al mundo.» Tan a menudo un gran movimiento de Dios se ha abierto camino hacia adelante cuando los creyentes orgullosos y divididos han obedecido las Escrituras y humildemente han buscado el perdón entre sí. ¿Nosotros lo haremos?

9. Una actitud de compromiso: Proverbios 14:14 dice: «De sus caminos será hastiado el necio de corazón.» No podríamos decir que es ignorancia cuando Dios desde un principio nos ha mostrado el camino por donde andar. Él susurró, fuimos conmovidos, y sin embargo nos olvidamos, ignoramos, suprimimos, o desobedecimos la verdad. ¡Podemos racionalizar nuestra falta de voluntad de obedecer a Dios de muchas maneras, pero ninguna de ellas es válida! ¿Estamos dispuestos a sufrir por causa de la justicia? El diablo quiere envolvernos en mil cosas que nos embotarán con respecto a la verdad y hará que lleguemos a ser pasivos o nos aburramos o nos distraigamos de las cosas profundas de Dios.
Vivimos en un período cuando el mundo se ha vuelto «religioso» y la Iglesia se ha vuelto mundana. A veces es duro decir quién es quién. ¿Está usted de acuerdo? Pero el Señor conoce a los que son Suyos, incluso a los que han sido forzados dentro del molde del mundo. Él tendrá la misericordia en el que responde totalmente a Su llamada. Es tiempo para evadirse del molde del mundo y ser conformado a SU imagen. No debemos esquivar los problemas reales que el Espíritu Santo trae a nuestros corazones. ¡El Calvario siempre debe preceder al Pentecostés! Niéguese a tolerar las áreas en su corazón que usted se encuentra haciendo a un lado a Dios, o a otros.

10. Una actitud de falta de Oración: El avivamiento real siempre se transporta a la tierra en las alas de las desesperadas oraciones llenas de fe y confianza de las personas de Dios. Dios no hará aparte de la oración lo que Él ha prometido hacer en la respuesta a la oración. Él esperará hasta que nosotros vengamos a Él con corazones humildes, arrepentidos y llenos de fe y confianza. Los más grandes movimientos de Dios siempre siguen a la oración. Podemos probar todo lo conocido para hacer las cosas mejores, o cuidar de no hacer nada malo, pero nada trabajará. Sin el latido del corazón de la oración el cuerpo de Cristo se parecerá a un cadáver. La Iglesia está muriendo sobre sus pies porque no se está mantenida sobre sus rodillas. Es tiempo de buscar Su rostro individual y colectivamente. Volvámonos al Señor con todo nuestro ser; y comprendamos que Dios anhela enviar el avivamiento a Su pueblo aun más de lo que nosotros queramos el avivamiento.

Dios es fiel a Su Palabra. Nadie quiere una Iglesia avivada más que Él. Si quitáremos los estorbos a la verdadera comunión con Él y le buscáremos a Él como Él anhela ser buscado y encontrado, entonces Él ciertamente derramará sobre nosotros Su Glorioso Espíritu Santo que nos da vida a nosotros.
¿Por qué no hay ningún avivamiento? Sólo es porque Su Iglesia ha estado satisfecha de intentar vivir sin él. “Oh Dios, haznos volver a ti; haz que tu rostro brille sobre nosotros. Solo entonces seremos salvos” (Salmo 80:3).

Fin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s