Obstáculos para el poder espiritual

F7574955-DAF7-4729-B1B7-20E985B410E8Algunos cristianos pierden poder espiritual en grados imperceptibles; luego, cuando más lo necesitan, se percatan de que éste se ha ido. Lo dan por sentado que todo marcha bien, hasta que llegan los momentos de crisis. Entonces encuentran que no tienen fuerzas para ponerse a la altura de la ocasión.

Por Julia Shelhamer

Existen varias cosas que obstruyen el poder divino, y a continuación mencionaré sólo algunas.

1. Una actitud de crítica hacia los demás. Este es uno de los enemigos más peligrosos. Nadie puede retener la unción divina y permitirse pensamientos o sentimientos de crítica hacia otro, a pesar de que ese otro pueda ser culpable.

Se debe desdeñar el pecado, pero se debe tener seria compasión hacia el pecador. El sentimiento hacia el ofensor debe de ser el que uno desearía que los demás sintieran si uno mismo estuviera en error.

“Restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado” (Gálatas 6:1), es el saludable consejo de las Escrituras. “A ti tampoco te perdonará (Romanos 11:21) nos indica otro consejo. “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga” (1 Corintios 10:12). Debemos regocijarnos “con temblor” (Salmos 2:11) respecto a nuestro propio éxito al vivir para Dios y al ganar a otros, porque Jesús dijo: “Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo” (Lucas 10:18).

2. Buscando faltas es otro obstáculo para el poder espiritual. El hábito de mencionar las inconveniencias e inconsideraciones que nos vienen, sólo empeoran las cosas. A menudo, el hecho de contarle nuestras dificultades al amoroso Padre Celestial resulta en gran alivio. Si Él no puede remediar las cosas, ten la seguridad de que nadie más lo puede hacer. ¡Vamos a confiar en Dios porque “Él es poderoso”!

3. El hablar demasiado de nosotros mismos es otro enemigo del poder espiritual. Así como no es sabio hablar demasiado de nuestros problemas, igualmente es imprudente dirigir excesiva atención hacia nuestros éxitos. “No hablará por su propia cuenta”, fue profetizado acerca del Divino (Juan 16:13), y sus seguidores encuentran que están más seguros contra los engaños de Satanás, cuando no se destacan a sí mismos; sino más bien, magnifican a Jesús. Sin embargo, esta actitud no debe excluir el testimonio personal que honra a Dios.

4. Cabe decir con tristeza, que falta el poder espiritual cuando uno se ocupa tanto aún en cosas legítimas, que descuida la oración privada. El trabajo en la iglesia, incluso la obra de avivamiento, puede obstruir la intercesión al grado que la causa que estamos tratando de promover es impedida. Los deberes del hogar, sin restarles importancia, pueden estorbar la oración. Esta circunstancia tiene remedio si pedimos guianza especial de parte de Dios, quien se encargará de revelarle a la ocupada ama de casa cómo aprovechar mejor el tiempo para tener comunión con Él.

5. El hablar demasiado impide la comunión divina y el poder espiritual. “Dios siempre espera para hablarnos”, dijo Juan Wesley, “si tan sólo guardamos silencio para escuchar”. Lo triste es que, por lo general, los culpables de locuacidad excesiva no se dan cuenta. Sólo el Espíritu Santo puede convencerlos de esta falta.

6. El desenfreno propio constituye un obstáculo mayor para el poder espiritual. El desenfreno en las cosas insignificantes tiene consecuencias inimaginables. Tal como los pequeños detalles del ser querido lo hacen ser apreciado, así la obediencia a los mínimos deseos de nuestro Dios nos hacen estimados ante sus ojos. Así como el apóstol Pablo sintió que debía poner su cuerpo en servidumbre, pues él mismo podría ser eliminado (1 Corintios 9:27), de igual manera, nosotros debemos resistir cada impulso que no es para la honra del Señor.

“Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios” (1 Corintios 10:31).

Es motivo de gozo el hecho de negarse uno mismo un placer para lograr otro mayor, pues Jesucristo siempre recompensa adecuadamente la abnegación.

7. El poder espiritual se escapa tan pronto como empieza el mal hablar. La simple mención de las faltas de los demás, lo deja a uno sin poder. Es raro, pero cierto, que un grano de arena detiene los engranes de un reloj; y que una telaraña obstruye un mensaje que se transmite por los alambres. Así, una palabra dicho contra la reputación de otro, impedirá la corriente divina pasar a través del ser hacia un mundo perdido.

8. Cualquier pecado conocido roba el poder espiritual. Un caballero trabajó larga y diligentemente por la salvación de su interesante clase de escuela dominical, pero aquellos muchachos no mostraban ni el mínimo deseo de convertirse en cristianos. Su maestro no podía comprender tal situación.

Por fin, un día asistió a una reunión especial donde los obreros cristianos buscaban cosas más profundas en Cristo y ahí expuso su corazón a la luz penetrante del Espíritu Santo. El Espíritu le reveló varias contradicciones leves de su vida pasada que nunca antes había corregido. Las confesó y Dios le perdonó; luego, fue a los que había agraviado e hizo restitución.

Cuando llegó el domingo, estuvo de pie al frente de los chicos de su clase y les comentó todo lo que había acontecido la semana anterior, de como había vivido una vida inconsistente, había buscado a Dios y había corregido sus equivocos. Los muchachos escucharon con sumo interés, pues el mensaje los había cautivado. Lo sintieron y cayeron en convicción de pecado y pronto se convirtieron.

Si por alguna razón sientes que has perdido poder espiritual, busca recuperarlo ahora mismo. Confiesa humildemente a Dios (y otros si fuere necesario) tus deficiencias. Él te perdonará y te restituirá el gozo y la bendición de los primeros días.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s