El Gozo De Hacer Su Voluntad

IMG_5484¿Has sentido seca tu vida, oración y confianza en Jesus?
Este sencillo y profundo mensaje nos da respuestas, léelo entendiendo y medítalo en tu corazón.

Muchas veces por nuestra incredulidad, al estar orando no somos conscientes de la presencia de Dios. Pedimos por nuestras necesidades, y no percibimos las Suyas.

Su voluntad
Si algunos de nosotros tuviéramos la bendición de estar orando en algún lugar, y nos pusiéramos de acuerdo en orar hasta que seamos bautizados por el Espíritu Santo. Creo que yo mismo me hubiera salido de ese aposento de oración antes de que la bendición solicitada viniera.

Me saldría para ponerme a hacer cosas, a hacer obras por aquí y por allá. Preocupado en cumplir la agenda de ese día.

Pero con los 120 reunidos en el aposento alto, no fue así, ellos permanecieron orando reunidos con un corazón y un alma pidiendo que la promesa que obtuvo Cristo al morir y resucitar, la promesa del Espíritu Santo viniera sobre ellos. (Hechos 1:4)
Al recibir la promesa del Espíritu Santo ellos dejaron a Dios tomar control de sus vidas, ser llenos y fructíferos, mas no por su “hacer” u obrar, sino por medio del Espíritu Santo obrando en ellos; ellos hacían la obra de Dios, no su obra.

Muchos no hemos conocido a Dios pues cuando El quiere llenarnos de Su Espíritu, estamos demasiado ocupados haciendo obras, mas no Su obra. ¿Cuál es la obra de Dios?

¿Cuál es la obra de Dios?

Juan 6:29 “Respondió Jesús y les dijo: Ésta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado”.
Jesus nos dice que la obra de Dios solo se realiza CREYENDO EN JESUS. Confianza plena y sencilla que viene de conocerle a El. Y este es una gran obstáculo en muchos de nosotros, queremos obrar sin conocerle a El. Por esto alcanzamos tan poco en la vida cristiana, en la salvación de los demás y en extender el Reino de Cristo.

La Muerte del Grano de Trigo.
Jesus nos habla: Si tu mueres llevas mucho fruto.
Juan 12:24 “De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto”.
Lleva mucho fruto, el fruto se produce de la misma vida de Jesus, que vive a través de nosotros por medio de el Espíritu Santo. Hablamos de Su Vida, no de nuestros esfuerzos y obras, sino que la Vida produce vida. La vida de Cristo en ti, produce vida, esto es salvación en otros; se reproduce. No podríamos decir que un árbol esta vivo si sus hojas no reverdecen, no hay fruto al contrario decimos esta “seco, muerto, sin vida”.

Las vidas cristianas estériles sin fruto, no dejan ver Vida en ellas. La Vida Abundante que Jesus trajo por medio de su muerte y resurrección es la que imparte el Espíritu Santo en los que se rinden a El, se someten a sus mandamientos crecen en la gracia y el conocimiento de nuestro Senior Jesucristo.
Juan 10:10 (b) “…yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”.
¿Tienes la vida de Jesus fluyendo en todo tu ser como un río?

2 Pedro 3:18 (a) “Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo”
¿Estas creciendo en la gracia, esto es su Vida, llenándote con sus frutos, amor, gozo, paciencia, madurando y conociéndole cada día?
Su Vida imparte gracia, ayuda continua, sus frutos, su carácter, su poder, etc.

Finalmente
Juan 4:34 “Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra”.

Mi comida es …. Su Voluntad, y Su obra. Un gran gozo en Jesus poder hacerlas.
Su obra: No la nuestra. Así es, no son nuestras obras, esfuerzos, es Su obra no la mía. El gozo se produce en nuestras vidas cuando hacemos Su obra. Esto es la vida misma de Cristo obrando a través de nuestros cuerpos, la vida que imparte Cristo a la nuestra, y que fluye hacia otras vidas que la necesitan. Su Espíritu llenándome cada día, obra y El hace las obras de Dios con Su poder. La gente se interesa en Dios, hay convicciones de pecado, hay salvación, sanidades, milagros y señales para que crean los incrédulos.

Este gozo es diferente al afán y desasosiego de pedir mal, de orar para “nuestras necesidades” y no para hacer su voluntad y su obra. No que este mal el pedir por lo nuestro, sino el ignorar su misma presencia por nuestro afán. No esperar ser lleno del Espíritu Santo a través de adorarle, rindiéndome por completo a El, sometiéndome para obedecer gustosamente su Palabra y con una confianza plena en Jesus.

No es lo que nosotros hacemos, sino lo que El es, lo que el hace a través de nosotros en total dependencia a El; lo que somos en El.

¡Oh Señor, cuanto gozo necesita mi alma! ¡Cuanto necesita conocerte mas, no orando conforme a mi, sino adorándote porque eres Dios, misericordioso, santo, perdonador, paciente, el Verdadero Dios

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s