Pon mis lagrimas en Tu redoma

IMG_5438Mis huidas tú has contado; pon mis lágrimas en tu redoma;
¿No están ellas en tu libro?
Salmo 56:8

He escuchado a algunas personas decir que han tenido que beber sus propias lágrimas, a manera de describir el dolor tan fuerte por el cual han tenido que atravesar y dando a entender que han sufrido solas en silencio, sin nadie a su lado para consolarlas o ayudarlas.

¿Alguna vez te has preguntado adónde van tus lágrimas? Hoy quiero que descubramos una verdad tan impresionante que confío en Dios que será de tanto consuelo para tu vida como lo ha sido para mí.

El salmista inicia este verso diciéndole a Dios que Él mismo conoce sus huidas y hasta las ha contado, es decir, lleva un registro de todos sus lamentos, de sus aflicciones, cuando repentinamente ha tenido que escapar y ampararse en Su Presencia.

Es aún más increíble continuar leyendo este verso donde le suplica a Dios que ponga sus lágrimas en Su redoma. ¿Qué es una redoma? Es un recipiente donde se conservaba antiguamente el aceite de unción usado por los sacerdotes o para guardar perfumes y ungüentos.

Lo que nos está diciendo el pasaje aquí, es que ninguna de nuestras lágrimas ha pasado desapercibidas, aunque nadie nos haya visto. No importa el motivo de nuestras lágrimas, Dios fija Su vista en cada una de ellas, ya sea por sufrimientos de enfermedades, muertes, calumnias, engaños, ofensas, maltratos, etc. Y aún más, Él las escribe en Su libro.

¿Qué Él hará con esas lágrimas guardadas allí? Estas lágrimas son conservadas como algo muy valioso, porque pertenecen a Sus santos y nos amparamos en la promesa: “Y enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron” (Apocalipsis 21:4).

Alguien citó una vez que, “la lágrima que hoy desciende por mi mejilla, mañana, será la joya que adorne la corona que, gozoso, pondré a Sus pies”. Nuestra meta aquí en la tierra debe ser que cada aflicción y prueba sirva para traer gloria a Su nombre y ser perfeccionados en Él, porque Él no aflige ni entristece voluntariamente a los hijos de los hombres (Lam 3:33), es decir, que Él no lo hace para ver simplemente cómo sufrimos, sino que Él siempre tiene un propósito en todo.

¿Qué te produce el conocer esta verdad? ¡¿Tu alma no se vivifica y recobra fuerzas al conocer Su gran interés por ti?!

Al final, cada lágrima es una bendición, es un gran motivo que nos permite recurrir desesperadamente a los tiernos brazos de nuestro Padre eterno para ser consoladas. David experimentó esto al recurrir a su roca de refugio, diciendo: “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.” Salmo 46:1.

A pesar de las diversas pruebas que habremos de pasar, compruebo que Dios nos imparte una porción diaria de consolación para continuar viviendo y disfrutando esta vida en Él, la cual debe abundar en todo tiempo en gratitud al único y soberano Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s