Dios sabe lo que es mejor P.1

IMG_5370Jerry Bridges

Las Escrituras enseñan tres verdades esenciales acerca de Dios con respecto a la adversidad, en las que debemos creer, si vamos a confiar en El en situaciones difíciles: • Dios es absolutamente soberano. • Dios es infinitamente sabio. • Dios es perfecto en amor. Alguien ha expresado estas verdades en relación con nosotros de la siguiente forma: “Dios en su amor siempre desea lo mejor para nosotros, en su sabiduría siempre sabe lo que es mejor, y en su soberanía tiene el poder para hacer que suceda”.

La soberanía de Dios se confirma en casi todas las páginas de la Biblia de manera expresa o implícita. Mientras la estudiaba nunca creí haber terminado la lista de versículos acerca de ella, pues cada vez que abría las Escrituras aparecían nuevas referencias. ¿Quién será aquel que diga que sucedió algo que el Señor no mandó? ¿De la boca del Altísimo no sale lo malo y lo bueno? (Lamentaciones 3:37-38). Este pasaje de la Escritura ofende a muchas personas porque encuentran difícil aceptar que lo bueno y lo malo vengan de Dios.

Con frecuencia la gente se pregunta: “Si Dios es un Dios de amor, ¿cómo permite semejante calamidad?” Pero Jesús mismo afirmó la soberanía de Dios en la calamidad cuando Pilato le dijo: “¿No sabes que tengo autoridad para crucificarte, y que tengo autoridad para soltarte?” Respondió Jesús: “Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba”… (Juan 19:10-11). En un sorprendente acto de amor hacia nosotros, Dios permitió el sacrificio de su Hijo por nuestros pecados. Sin embargo, frecuentemente pasamos por alto que para Jesús fue una experiencia sumamente dolorosa, más de lo que podamos imaginar. En la humanidad de Jesús, este sacrificio fue suficiente para hacerlo orar “Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa”… (Mateo 26:39), pero no vaciló en reconocer el control y la soberanía de Dios. Si los creyentes aceptamos la afirmación bíblica de la soberanía de Dios en lo bueno y en lo malo, eso bastaría para sentirnos confortados.

¡No importa por qué clase de calamidad o problema en particular estemos atravesando; pero sí podemos estar seguros de que nuestro Padre tiene un propósito amoroso. Como dijo el rey Ezequías. “He aquí, amargura grande me sobrevino en la paz, mas a ti agradó librar mi vida del hoyo de corrupción”…(Dios lo sanó a Ezequias) (Isaías 38:17). Dios no ejerce su soberanía caprichosamente, sino sólo en la forma en que su infinito amor sabe que es mejor para nosotros. Jeremías escribió: “Antes si aflige, también se compadece según la multitud de sus misericordias; porque no aflige ni entristece voluntariamente a los hijos de los hombres” (Lamentaciones 3:32-33).

La soberanía de Dios es ejercida también en infinita sabiduría, más allá de nuestra comprensión. Después de estudiar la suprema pero inescrutable relación con su pueblo, (los judíos) el apóstol Pablo se rinde ante el misterio de las acciones de Dios con estas palabras: ¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Romanos 11:33.

Aunque nuestro dolor sea trivial o traumático, temporal o interminable, debemos aprender a confiar en Dios y glorificarle en estas situaciones, sin tener en cuenta la naturaleza de ellas. Para confiar en El, debemos conocerle íntima y personalmente. David dijo en el Salmo 9:10: “En ti confiarán los que conocen tu nombre, por cuanto tú, oh JEHOVÁ, no desamparaste a los que te buscaron”. Conocer el nombre de Dios es conocerle en una forma íntima y personal. Es mucho más que sólo saber cosas acerca de El. Es llegar a una relación personal más profunda con El, como resultado de buscarlo en medio de nuestro dolor, y descubrir que es confiable. Sólo en la proporción en que le conozcamos de esta forma personal, llegamos a creer en El.

CONTINUARA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s