La Palabra de Dios Significa Aliento

IMG_5337  ¿Cómo nos consuela Dios en nuestras aflicciones? Número uno es Su Palabra – Su Palabra leída, predicada, escuchada, creída, memorizada, cantada y obedecida. «Ella es mi consuelo en mi aflicción, Porque tu dicho me ha vivificado… Me acordé, oh Jehová, de tus juicios antiguos, Y me consolé… Sea ahora tu misericordia para consolarme, Conforme a lo que has dicho a tu siervo» (Sal. 119: 50, 52, 76).
Dios también usa a Su pueblo para que nos traigan la comodidad, suministrar rendición de cuentas, estímulo, y palabras de exhortación, orar por nosotros, y ayudarnos de ver al Señor. También puede usar cosas que leemos. Y Dios usa circunstancias y la adversidad. Usa experiencias dolorosas para humillarnos. ¿Por qué? Es un consuelo que su objetivo es la restauración, sabiendo que Dios no va a dejarnos atrapados en esa espesura o tiradas en un pozo.

El apóstol Pablo sabía cómo hallar el consuelo del Señor. Una porción de 2 Corintios capítulo 1 es un pasaje familiar, pero tal vez Dios use que una vara y un cayado para apoyar su corazón. Pablo dice: «Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios. Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación. Pero si somos atribulados, es para vuestra consolación y salvación; o si somos consolados, es para vuestra consolación…, la cual se opera en el sufrir las mismas aflicciones que nosotros también padecemos.» ¿Usted alguna vez ha pensado en el sufrimiento como algo que usted podía compartir en abundancia con Cristo? Es una perspectiva diferente sobre el sufrimiento, ¿no? «Porque como abundamos en los sufrimientos de Cristo, por eso a través de Cristo compartimos en abundancia el consuelo también. Si somos afligidos, es para su consolación …para que usted experimente mientras usted soporta los mismos sufrimientos que sufrimos pacientemente» (vv. 3-6).

Se consigue el consuelo del Dios de toda consolación cuando se soporta los sufrimientos pacientemente. No es cuando usted obra de alguna manera para evadirlos para no pasar por ellos, ni cuando usted manipula su camino alrededor de ellos, ni cuando usted huye de ellos, sino cuando usted deja que Dios le consuele medio de ese valle oscuro.
Mire los versículos 8, 9 y 10: «Porque hermanos, no queremos que ignoréis acerca de nuestra tribulación que nos sobrevino en Asia; pues fuimos abrumados sobremanera más allá de nuestras fuerzas, de tal modo que aun perdimos la esperanza de conservar la vida. Pero tuvimos en nosotros mismos sentencia de muerte, para que no confiásemos en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos; el cual nos libró, y nos libra, y en quien esperamos que aún nos librará, de tan gran muerte.» Oh, Dios, «Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s