Conociendo Al Pastor P.1

IMG_5304Por Nancy Leigh DeMoss
Uno de los pasajes más familiares y queridos de toda la Palabra de Dios es el Salmo 23. Es un Salmo de David. No sabemos exactamente qué estaba pasando en la vida de David cuando escribió este Salmo, pero algunos comentaristas creen que puede haber sido escrito en el momento en la vida de David cuando su hijo Absalom se rebeló y David tuvo que huir del trono (2 Sam. capítulos 15-18).
Quizá usted está buscando un lugar de escape, un lugar de refugio, un lugar de alivio de los problemas y dolor y tensión. Esto puede haber sido donde David estaba cuando escribió el Salmo 23, probablemente en sus últimos años. Cuando él reflexiona hacia atrás en todo lo que Dios ha sido para él y todo lo que Dios ha hecho para él y el camino por donde Dios lo ha conducido, él recuerda la relación que tenía cuando era un muchacho joven, como un pastor con sus ovejas. Él piensa que ése es un cuadro de lo que Dios ha sido para él durante todos esos años.

«Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará [o como dicen algunas traducciones, «Junto a aguas tranquilas me guiará»] «Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre» (Sal. 23:1-3).
Esos tres versículos son importantes porque si usted no ha estado viviendo allí, y no ha estado experimentando ese tipo de compañerismo íntimo y comunión con el Pastor – siendo llevado por Él, permitiéndole llevarlo a los lugares de descanso, a los verdes pastos, consiguiendo conocerlo, consiguiendo conocer Su corazón – entonces cuando usted llegue a la situación a la situación descrita en el versículo 4, usted va a estar en problemas: «Aunque ande en valle de sombra de muerte [o como dicen algunas traducciones: el valle de profunda oscuridad] no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo…. »
Si no ha estado experimentando Su presencia en una relación íntima con Él antes de llegar al «valle de profunda oscuridad,» va a ser difícil confiar en Él cuando no pueda ver para tomar el próximo paso. Pero si usted ha estado caminando con Él, y ha estado experimentando esa intimidad con Él, entonces cuando las luces se apaguen, entonces cuando llegue la tormenta, entonces cuando usted se encuentre en ese valle de profunda oscuridad, conocerá la voz de su Pastor. Usted conocerá Su corazón; usted confiará que Él está allí incluso cuando usted no pueda verlo.
He llegado a creer que si nos podemos asir y creer lo que está en los seis versículos del Salmo 23, esto cambiaría radicalmente nuestras vidas. Si pudiéramos interiorizar y personalizar y vivir en la esperanza y la confianza de lo que hemos leído aquí, tendríamos paz y alegría y confianza y fe y valor en medio de la tensión. Incluso cuando nuestros ojos estén llenos de lágrimas, los levantaremos y podremos elevar una canción del Pastor.

«Jehová Es Mi Pastor»
Miremos el versículo 1 más de cerca: «Jehová es mi Pastor.» Yahweh. Los judíos temían este nombre. Ni siquiera se atrevían a decirlo en voz alta. Dios que es el Creador, el origen, la causa de todas las cosas, el Dios que habita la eternidad, el Dios que gobierna sobre el cielo y la tierra, y el Dios que sostiene a todo el universo en la palma de Su mano – este Dios imponente, infinito, todopoderoso es mi Pastor. Él tiene un interés personal e íntimo en mí.
Éste es un Salmo acerca de Cristo, el Buen Pastor que da Su vida por las ovejas (Juan 10:14-15). Él es el Pastor Principal sobre Su Iglesia (1 Pedro 5:4). Él es el que ha ido delante de nosotros atravesando el valle de la sombra de muerte, y porque Él pasó por él y salió al otro lado, nosotros tenemos esperanza también. Nosotros no lo atravesamos solos. Él enfrentó a cada enemigo que acerca del cual leemos en este Salmo. Él enfrentó a Satanás en el desierto. Él aplastó la cabeza del tentador; Él conquistó el mal llegando a ser nuestro pecado en la cruz. Ese es nuestro Pastor, el Señor Jesús.
Nuestra tendencia natural es mirar a otras personas y a otras cosas para que sean nuestro pastor. Nosotros miramos a otros para protegernos, para mantenernos, para satisfacer nuestras necesidades – un trabajo, un marido, un consejero o un terapeuta, un pastor o un líder espiritual, los amigos, e incluso a nosotros mismos. ¿No somos tercos – «yo puedo manejar esto,» como uno de dos años que dice: «Yo puedo hacer esto solo»? Tenemos la tendencia a ser independientes, a dejar el Dios que amamos. No hay nada de malo con los amigos y maridos y pastores y consejeros y otras personas, pero ellos también están en la necesidad del Pastor. Ellos pueden hacernos errar el camino; ellos pueden fallarnos; pueden descuidarnos; pueden dejarnos. Si finalmente mi confianza está en ellos, estoy preparándome para una desilusión. Nada o nadie más salvo el Señor servirá como mi pastor.

«Jehová es mi Pastor.» El Señor es en este momento mi Pastor. Él siempre lo ha sido desde que llegué a ser una de sus ovejas y siempre lo será, pero me da mucho consuelo recordar que Él es ahora mismo mi Pastor, en cada momento. En cualquier situación en que usted pueda estar en este momento, Él es (tiempo presente) su Pastor. Cuando usted está pasando por tiempos pacíficos de descanso, cuando usted está tomando decisiones, escogiendo su camino por el que debe ir – Él es su Pastor. Cuando usted está acostada, cuando está caminando, Él es su Pastor. Cuando está en el valle de oscuridad profunda, Él es en ese momento su Pastor.
Cuando estoy rodeada por enemigos, todos los días de mi vida, por toda la eternidad, Él es mi Pastor. El nos promete Su presencia, Su provisión, Su protección, Su compañerismo hoy, mañana, al día siguiente, y el siguiente y el día después, y todos los días a través de toda la eternidad. El Señor siempre es el Pastor que siempre está presente, con el verbo en el tiempo presente.

«Jehová es mi Pastor.» Yo me alegro que Él sea su Pastor, pero me alegro que Él es mi Pastor, y eso es algo que yo quiero tomar personalmente. Habla de una relación personal que Él tiene conmigo, un cuidado personal que Él tiene con mi vida, de Su atención personal a los detalles de mi vida. Jehová es su Pastor. Él sabe su situación, sus necesidades, los desafíos que usted enfrenta, su familia, sus finanzas, su salud, las cosas sobre su salud que usted no sabe, sus debilidades, lo que le depara el mañana y el día después de eso. Y Él está atento a sus necesidades. Él ha prometido cuidarla, proporcionar lo que usted necesita, mantenerla alejada de los rapaces, de protegerla y disciplinarla cuando usted lo necesite, de llevarla a los pastos que usted necesita justamente cuando usted los necesita – si usted se lo permite. Estoy convencida que a veces no experimentamos ese tipo de cuidado y presencia y provisión porque estamos diciendo: «Yo quiero manejar esto sola.» Si se lo permito, Él será mi Pastor en todas las situaciones y períodos de mi vida.

El hecho que yo lo siga es la evidencia de que pertenezco a Él, que lo escucho como Su oveja. Tenemos que tener cuidado de no intentar de pastorearnos o conformarnos con pastores menores aparte del Gran Pastor, y tenemos que tener cuidado de no resistirnos a Su guía. Muchas veces yo he ido al lugar dónde Él quería llevarme, pero estaba arrastrando los talones todo el camino. Después miro para atrás y veo que Él tenía razón. Él sabía adonde me estaba llevando. No tenía ningún sentido para mí, pero Él sabe lo que es mejor para mí. Él sabe lo que es mejor para usted. Confíe en Él.
«Jehová es mi Pastor.» La implicancia de eso es que nosotros somos las ovejas. Las ovejas están bastante desvalidas. Ellas no tienen ningún sentido de dirección. Ellas son indefensas y dependientes. Ellas no son inteligentes. Las ovejas necesitan un pastor. Ellas no pueden pastorearse, y «Todos nosotros como ovejas nos hemos apartado por nuestro propio camino» (Isa. 53:6). Nosotras somos tontas. Necesitamos un pastor.
¡Y tenemos un Pastor! Él es un Buen Pastor. No es sólo un asalariado. Él cuida a Sus ovejas. Él no los descuidará. Él es bueno por lo que se refiere a Su corazón; Sus motivos e intenciones y carácter moral son puros hacia nosotros. Él también es un Buen Pastor por lo que se refiere a Sus habilidades. Él es bueno en lo que hace. Él tiene la capacidad para pastorear bien nuestros corazones y nuestras vidas. «Jehová es mi Pastor» significa que le pertenecemos a Él. Por consiguiente, escuchamos Su voz y lo seguimos. Yo soy Su oveja si Él es mi Pastor, y eso significa que yo soy Su responsabilidad. Él está teniendo cuidado conmigo, y es Su trabajo de cuidarme.
¡Si realmente pudiéramos creer eso y permitirle cautivar nuestros corazones, cuán libres seríamos! ¡Cuánta presión se iría de sentir que nosotros tenemos que resolver y arreglar las cosas y que tenemos que entender todo! No es que Dios quiere que simplemente nos acostemos y dejemos de usar nuestra inteligencia, pero si arrancamos desde el comienzo: «Jehová es mi Pastor,» Él me dirigirá en los caminos que yo necesito.

CONTINUARA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s