Isaías 53

IMG_0336“Este capítulo predice los sufrimientos del Mesías, el fin por el que Él tenía que morir, y las ventajas que la humanidad obtendría como resultado de ese ilustre momento… Este capítulo contiene un hermoso resumen de la más peculiar y distinguida doctrina del cristianismo.” (Adam Clarke).

¿Quién ha creído a nuestro anuncio? ¿y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová?
2 Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos.
3 Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos.
4 Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.
5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.
6 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.
7 Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca.
8 Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido.
9 Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca.
10 Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada.
11 Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos.

12 Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores

Todos tenemos nuestro propio camino de pecado. La constante tentación es la de condenar tu camino de pecado, y justificar mi propio camino de pecado. Pero cada camino que es nuestro camino en lugar de ser el camino del señor es pecado, es destructivo, y es un camino maldito.

Mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.: Aquí podemos ver la colaboración del Padre y del Hijo en el trabajo de la cruz. Si El Mesías fue herido por nuestras transgresiones, entonces también fue Jehová quien cargó en Él el pecado de todos nosotros. El padre juzgó nuestros pecados después de haber sido cargados en el hijo.

Todos los sufrimientos del cuerpo y del alma le son conocidos; el dolor del hombre que activamente lucha por obedecer; el dolor del hombre que se espera quieto, y pasivamente resiste. El dolor de los importantes Él lo conocía, porque Él era el rey de Israel; el dolor de los pobres también lo conocía, porque él ‘no tenía ni donde recostar su cabeza.’ Los dolores de los demás, y los dolores personales; los dolores mentales, y los dolores espirituales; los dolores de todas las clases y grados lo acosaron. La aflicción descargo todas sus flechas sobre Él hasta vaciar su aljaba, haciendo su corazón el objetivo de todas las aflicciones posibles.” (Spurgeon)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s