En la lavandería P.1

IMG_0335Por Sarah Foulkes Moore
Hoy día nos miramos el uno al otro, y Dios nos mira a todos, viendo manchas y arrugas.
Por consiguiente, éste es el día de lavar para Dios, y su lavandería no tiene máquinas, porque todos los del pueblo de Dios son lavados cuidadosamente por mano.
“Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré.
“Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.
“Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra” (Ezequiel 36:25-27).

Es complicado el proceso de lavar y planchar la ropa. En primer lugar, la ropa sucia tiene que ser separada en pilas. Son clasificadas según el color y la fineza de su textura. Comparativamente, la pila de las cosas raras y delicadas es pequeña, mientras las pilas de la ropa más corriente son grandes. Dios mismo está colocando en la lavandería de la iglesia. Está ordenando a los cristianos en sus propias pilas, según la pureza o la impureza de su carácter espiritual.
Después de ser clasificada la ropa, se pone en el artesón de lavar. En los días de antaño, la ropa fue echada en tanques grandes, y los hombres la pisaban para sacar la suciedad. Y el Anciano de muchos días, el Altísimo, ya emplea este método en su lavandería.
En el momento en que se sumergen nuestros hechos, nuestras palabras y nuestros pensamientos cotidianos en la palabra pura de Dios, ¡qué formidables aparecen! La Palabra de Dios nos manda amar a nuestros enemigos (Mateo 5:44); bendecir a los que nos maldicen (Lucas 6:28); no ver a ningún hombre salvo a Jesús sólo (Mateo 17:8); a no conocer nadie según la carne sino a Jesucristo (2 Corintios 5:16), y a éste crucificado (1 Corintios 2:2).

Lea Deuteronomio, capítulo 28
Los primeros 14 versículos son las bendiciones de Dios en la obediencia. Los 54 versículos siguientes muestran sus tratamientos con nosotros por nuestra desobediencia a su Palabra. Este capítulo nos revelará si estamos obedeciendo o desobedeciendo la palabra de nuestro Señor. Busque solamente obedecer su Palabra. Acepte su gracia por cada prueba, y alábele que Él así contiende con usted, para darle la vida más abundante, ¡aun la vida en el Espíritu Santo!
  “¿Y quién podrá sufrir el tiempo de su venida? o quién podrá estar cuando Él se mostrara? Porque Él es como… jabón de lavadores” (Malaquías 3:2).
De suficiente significado en esta hora de su regreso, es el hecho de que el glorificado Salvador se identifique con la humilde virtud limpiadora del jabón. ¿Puede usted comprender la gran significado de esta comparación?
Dios está en su palabra hoy día lavando, fregando y enjabonando a su pueblo deseoso y obediente, con el propósito fijo de que seamos limpios en sus manos, que muramos enteramente —morir a nuestras experiencas religiosas del pasado, morir al credo, morir a nuestras preferencias, nuestros deseos más cariñosos del corazón— y así separados de todas las criaturas y las cosas creadas, podemos ser identificados completamente con Él en una unión de vida y carácter espiritual que es perfecto e incorruptible.
De este modo, Dios nos prepara a caminar con Él, como caminó Enoc, teniendo este testimonio de haber agradado a Dios (Hebreos 11:5).
Hablamos de sufrir por Cristo, pero no hemos experimentado mucho en ello. Lea los testimonios del sufrimiento del pueblo de Dios en los tiempos antiguos, ¡y contrástelos con los reposados en Sion (Amós 6:1) de hoy día! Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados;… otros experimentaron vituperios y azotes; y a más de esto prisiones y cárceles;… de los cuales el mundo no era digno, errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra. Amado, ¡lea capítulo 11 de Hebreos

CONTINUARA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s