Vidas de Martirio

IMG_0320Por W. C. Moore

UN ESTUDIO BÍBLICO DIGNO DE LEERSE EN PARTES PARA REFLEXIÓN.

Nos incumbe caminar tan cerca como sea posible de Cristo Jesús cada día, para que si Él nos llama a ser mártires, nos dé la gracia de un mártir. Porque su Palabra dice enfáticamente: “Y como tus días serán tus fuerzas” (Deuteronomio 33:25). Pero esta misma Palabra también se aplica a la fuerza que necesitamos día tras día, para vivir una vida de martirio.

Es maravilloso tener el privilegio y el honor de morir como mártir para Jesús, de confirmar con nuestra sangre nuestro testimonio, muriendo antes que negar nuestro Señor. Pero en estos días Dios está llamando también a aquellos quienes —en la intensidad de su amor para con Él— ¡escogerán de toda voluntad a vivir una vida de martirio!

Vivir una vida de martirio, significa que nuestra propia vida, nuestros propios deseos, nuestras propias preferencias, nuestras propias ideas —todas estas cosas no nos serán queridas— porque un amor apasionado por el Señor Jesucristo, nos inunda, ¡y nuestra misma vida es derramada diariamente, sí cada hora para Él!

¿Cómo puedo desmayar o estar desalentado cuando vengan las desilusiones, si mis ojos, pensamientos y deseos todos son para el Señor Jesucristo, y no para mi beneficio propio? ¿No es el privilegio mío el de tomar cada desilusión, prueba y angustia, y ponerlas a los pies heridos de Quien se compadece de mis debilidades? (Hebreos 4:15).

Lo puedo hacer porque en mis esfuerzos fervientes e incondicionales de seguir a Cristo y de hacer mi todo para agradarle a Él, no estoy ocupado en determinar el bienestar, para bien o para mal, de mis propios intereses, sino que estoy mirando a Él a Quien amo; así que la única cosa que me preocupa es esto: ¿Aceptará Él la ofrenda voluntaria de mi servicio dedicado a mi Amante Divino? ¿Estará contento? ¿Otorgará su bendición sobre mis esfuerzos débiles e imperfectos?

Mi vaso de alabastro
(Mateo 26:6-13)

Mi vaso de alabastro tiene que ser quebrado, y el perfume muy precioso derramado, si he de manifestar a Jesús mi amor, y si la fragancia ha de llenar la casa (Juan 12:1-8). ¿Estoy haciendo cosas para el Señor que me cuentan? ¿Estoy derramando mi propia vida, mi todo en un servicio que es alegre y ambicioso?

¡Gloria a Dios por el privilegio de vivir una vida de martirio!

No tenemos que esperar hasta el día cuando podamos morir la muerte de un mártir, para probar nuestro amor para con Dios y su Hijo, Jesucristo. ¡Día tras día, momento tras momento, tenemos el glorioso privilegio de vivir la vida de martirio!

¿No me es posible ser sensible al freno ligero de las manos cicatrizadas sobre mis labios, cuando soy tentado a hablar palabras nada amistosas, crueles o poco aconsejables? ¿No puedo yo contemplar los pecadores con el amor que causó a Jesús morir por ellos? ¿No puedo yo llorar con Cristo sobre las ciudades malvadas de esta época pecadora? (Lucas 19:28-44).

Ah, amigos, Dios todavía está buscando un hombre (Ezequiel 22:30), Él todavía está buscando una mujer que derramara el perfume de su amor sobre Él, llenando su casa con la fragancia, ¡para que los pecadores y los santos puedan ver lo que es la devoción ardiente al Señor Jesús, que personifica la misma esencia de la salvación completa y gratis! Sí, gratis a cada “todo aquel” alrededor del mundo entero (Juan 3:14-18; Hechos 2:21).

Tristemente, ¿no es verdad que en lugar de crecer en la gracia (2 Pedro 3:18), muchas veces estamos queján-donos? No es posible quejarnos y crecer en la gracia al mismo tiempo.

¡Toda dificultad es para me-jorarnos! Confiemos en Dios en cada ocasión —tanto en las tinieblas como en la luz. Derramemos delante de Él nuestro corazón (Salmos 62:8).

Nos incumbe contar a Cristo todas nuestras pruebas, aflicciones, y también nuestros gozos. El lugar donde fallamos muchas veces, es en esto: No nos acercamos instantáneamente cuando estamos trabajados y cargados, permitiéndole poner sobre nosotros su yugo que es fácil y forrado de amor (Mateo 11:28-30).

Fíjate que el diablo es el acusador de los hermanos (Apocalipsis 12:9-11). ¡Nunca, ni por un momento, escuches sus acusaciones, sean de ti mismo o de otros, sino que sigue lo que dice la Palabra de Dios! ¡Guarda en tu corazón la Palabra de Dios, para no pecar contra Él (Salmos 119:9-12)!

La venida del Señor se acerca (Santiago 5:8)

Que multitudes de nosotros los cristianos de hoy día, por todas partes del mundo, nos unamos en un pacto santo de vivir vidas de martirio para el Señor que tanto amamos:

1)Quebrando vasos de alabastro (Marcos 14:3);

2)Dejando todo para seguirle a Él (Mateo 19:27-30; Lucas 14:33);

3)Obedeciendo su Palabra, dándole gracias y alabanza por las mismas cosas acerca de las cuales en el pasado nos hemos quejado y murmurado (1 Tesalonicenses 5:16-18);

4)Siguiendo a Cristo con más devoción e intensidad que jamás hemos tenido, no tomando en cuenta nuestros reveses, desilusiones y tristezas, sino más bien, poniendo los ojos en Jesús (Hebreos 12:1-17);

5)Deseando de todo corazón su aprobación y su voluntad —¡no nuestra propia voluntad egoísta! (Santiago 4:15; 1 Juan 2:17).

Creamos la Palabra de Dios que dice: “Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad” (2 Corintios 12:9).

¡No tengamos vergüenza del que murió por nosotros!

“Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras; de éste se avergonzará el Hijo del Hombre cuando venga en su gloria, y en la del Padre, y de los santos ángeles” (Lucas 9:26).

“Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad, y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras” (Tito 2:13-14).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s