¡No escuchen a la serpiente! P. Final


POTD-Egypt-horses_3495422kPor A. E. Reinschmidt Una breve reflexión final llena de verdad

Nuestra única salvación es la de escuchar la voz de Dios

En cada nivel, los hombres escuchan la mentira de la serpiente más que la verdad de Dios. Aun en las iglesias, muchos prestan más atención a lo que sugiere la serpiente acerca de sus hermanos, que lo que dice Dios. Por esta razón, al Espíritu Santo se le niega la entrada en las iglesias, haciéndolo prácticamente imposible tener un avivamiento en la mayoría de ellas.

¿Qué fue lo de “la caída”? Tratamos de dar cuenta de la caída del hombre por decir que fue por causa de incredulidad, o de desobediencia, etc. Pero antes de la incredulidad o la desobediencia, Eva escuchó la voz de la serpiente. ¿No es posible que el recibir enseñanza de la serpiente antes que Dios, es lo que significa el comer la fruta prohibida “del árbol de la ciencia del bien y del mal” (Génesis 2:17)?

La mayoría de los hijos de Eva todavía están escuchando la voz de la serpiente. Por lo general, pensamos y hablamos de “la caída del hombre” como algo que aconteció en la profunda distancia del pasado, pero sólo comenzó en ese entonces. Todavía está en desarrollo, progresivamente. Mientras escuchamos la voz del ego caído que está adentro, en vez de escuchar la voz del Señor, prolongamos la caída. “Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivez de espíritu” (Proverbios 16:18).

Nuestros primeros padres comieron del “árbol de la ciencia del bien y del mal” contra la Palabra de Dios. La primera cosa que conocieron fue que estaban desnudos, avergonzados y temerosos. Perdieron su vestido celestial. Fueron echados del jardín, y excluidos del “árbol de vida” (Génesis 3:17-24). Eva comió primero, entonces dio a su marido y él comió (Génesis 3:6).

La caída termina cuando uno se arrepiente de todos sus pecados, deja de hacerlos y se vuelve a Dios para obedecerlo, el que realmente está arrepentido buscara la salvación en Aquel que es llamado  “reparador de portillos” (Cristo) (Isaías 58:12), y es dado “a comer del árbol de la vida” (Apocalipsis 2:7) la salvación que es por la fe en Jesús. Y el rescate se extiende cuando una persona lo comparte con otra. He aquí el verdadero significado de “conversión”. Una salvación falsa es aquella en que la persona sigue escuchando la voz de la serpiente, el salvo verdadero no hace caso de esos sentimientos o acusaciones contra el hermano.

La voz de la serpiente llena el aire con acusaciones contra las personas con las cuales tenemos contacto, igual como él acusó a Dios en sus sugerencias a Eva. El echar a uno la culpa, es lo que usa el adversario para separar el hombre de su Dios y de su hermano.

No solamente debemos rehusar las acusaciones, sino que, por amor a la unidad y la paz, debemos consentir en aceptar la culpa nosotros mismos, en lugar de acusar la persona con quien tuviéramos relaciones desagradables. Que seamos “santos y sin mancha delante de Él” (Efesios 1:4), ¡entonces no escucharemos a la serpiente!

Fin

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s