Dios Oye

IMG_0303Daniel decidió buscar a Dios,

“…yo Daniel miré atentamente en los libros el número de los años, de los cuales vino palabra de Jehová al profeta Jeremías, que había de concluir la asolación de Jerusalén en setenta años. Y volví mi rostro al Señor Dios, buscándole en oración y ruego, en ayuno, y cilicio y ceniza. Y oré a Jehová mi Dios, y confesé… Hemos pecado, hemos hecho iniquidad, hemos obrado impíamente, hemos sido rebeldes” Daniel 9:1-5

El profeta sabe que los setenta años de cautiverio profetizados sobre Israel se han cumplido, y quiere saber qué sucederá ahora. Daniel decide entrar en un tiempo especial de oración y ayuno. Son tiempos donde motivados por conocer la voluntad de Dios buscamos más intensamente la presencia de Cristo.

Es muy importante destacar también que el profeta dice: “hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos hecho impíamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus ordenanzas”. Entonces fue también un tiempo de arrepentimiento. Oraba no sólo por él, también clamaba a Dios por todos su hermanos, los israelitas (fue entonces también un tiempo de intercesión y arrepentimiento) Además de orar por nosotros ¿estamos orando por el avivamiento de la Iglesia?, aquellos que conocieron la gloria de ver la obra del Espirirtu Santo sobre los hombres, convenciendo y llevado a una genuina salvación, no extrañas esos momentos? No te llenas de celo al ver que la casa de Dios…ya no es casa de oración para todas la naciones. ¡Cuanto derramamiento del Espíritu Santo veríamos si tan solo orásemos con corazones limpios y unánimes!

Dios escucha el clamor de sus hijos.

Dios fue propicio y le respondió a Daniel revelando lo que había en Su corazón, aquellas cosas secretas y ocultas que ojo no vio ni oído oyó, pero que él las ha preparado para los que le aman. Envió su ángel Gabriel y éste le enseñó al profeta: Daniel 9:20-23.

Daniel preguntaba sobre qué sucedería para el momento inmediato de Israel, pero Dios fue mucho más allá y le dio la profecía de las setentas semanas, es decir siempre Dios nos da mucho más de lo que pedimos o entendemos. “Con mi voz clamé a Dios, A Dios clamé, y él me escuchará” Salmo 77:1

1. Con mi voz clame a Dios…es nuestra voz en el estado en que se encuentre, desanimada, abrumada por los obstáculos en nuestra vida, deprimida o desalentada…no importa recuerda, es tu voz la que quiere oír Aquel que derramó su sangre por ti.

2. A Dios clamas…no es de oídos sordos Aquel que dijo: “clama a mi y yo te responderé”, no hay cosa en la que se deleite mas el Cordero, sino en que acudamos a El y supliquemos.

3. Y el me escuchara…Su oído esta abierto, el salmista dice…”Tú oyes la oración;
A ti vendrá toda carne” Salmo 65:2

Buscar a Dios genera grandes victorias, podemos verlo en la situación vivida por el rey Josafat, 2 Crónicas 20:1-4.

“Pasadas estas cosas, aconteció que los hijos de Moab y de Amón, y con ellos otros además de los amonitas, vinieron contra Josafat a la guerra. Entonces vinieron algunos y dieron aviso a Josafat, diciendo: Viene contra ti una grande multitud del otro lado del mar, y de este lado de Siria… Y Josafat tuvo temor, y puso su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a todo Judá. Y se reunieron los de Judá para pedir socorro a Jehová”.

Los amonitas, moabitas y otros se unieron contra el pueblo de Dios. El rey Josafat tuvo temor pues el ejército que venía era numeroso en gran manera, y todo el pueblo ayunó para pedir socorro y ayuda a Dios. Estando en oración y ayuno Dios habló a través de un profeta: 2 Crónicas 20:13-17, asegurándoles no sólo protección sino una victoria sobrenatural, pues ellos no pelearían sino que Dios mismo derrotaría a sus enemigos.

Cuando el cristiano busca a Dios no será decepcionado, cuando el cristiano clama y persevera confiando en el poder del Señor a su favor no será avergonzado. 2 Crónicas 20:21-24 el Señor es quien pelea a favor de su pueblo, es él quien nos defiende. El enemigo del pueblo de Dios caerá ante la diestra de poder del Señor. El versículo 25 nos enseña que como resultado de buscar a Dios y ayunar cosecharemos bendiciones abundantes, esto significa que vendrá provisión integral sobre tu vida, familia, en tu servicio a Dios, etc.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s