DIOS ES MI FORTALEZA

img_0302Dios es protección y provisión para sus hijos, el Señor es la fortaleza del creyente. La palabra fortaleza en el texto de hoy (Habacuc 3:19), es traducida del término hebreo Kjáil, que significa: facultad o “potencialidad”, capacidad de hacer o de producir. Con cierta frecuencia el término aparece en un contexto de guerra. Se trata de la “fuerza” física, de la “potencia” y capacidad de desempeñarse bien en el campo de batalla. “Fortaleza” nos habla primeramente de la fuerza de Dios que viene sobre el creyente y lo capacita para vencer en medio de la batalla espiritual, cuando la carga del día se hace pesada y estoy mas vulnerable al pecado de impaciencia, irritable, cuando pensamientos de opresión y confusión están inquietando mi paz en Cristo, cuando una fuerte tentación aparece etc. ¡Si! El nos capacita pues en él somos más que vencedores…

“Jehová el Señor es mi fortaleza, el cual hace mis pies como de ciervas, y en mis alturas me hace andar”. Habacuc 3:19.

En el A.T. los términos “ciudad” y “fortaleza” eran virtualmente sinónimos, pues las ciudades a causa de los enemigos debían construirse en sitios estratégicos (lugares altos) y rodeados de murallas. Nuestro Dios es nuestra fortaleza, pues nos guarda y protege del enemigo, David vivió esta verdad cuando huía del rey Saúl y Dios lo libró, y por eso cantó:

“Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré, mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio” Salmo 18:2.

Cuando logramos depositar nuestra confianza en Dios, le adoramos y seguimos en medio de las dificultades, y perseveramos en él, Dios no sólo es escudo alrededor nuestro, en él somos inaccesibles para el enemigo.

Reflexionemos ahora en la frase: “él hace mis pies como de ciervas, y en mis alturas me hace andar”. Esto nos permite concluir que con el poder de Dios podemos caminar en victoria y ser intocables para el enemigo.

Los ciervos de las montañas palestinas se destacan por su gracia y ligereza, con sus patas tienen la habilidad de saltar y correr entre las pendientes rocosas (“alturas”). El macho suele vivir en solitario, mientras que las hembras, junto con los ejemplares más jóvenes y crías, se organizan en rebaños que pueden ir desde 3 ejemplares a más de 20, por ser las hembras las que finalmente se encargan del rebaño, nos dice el texto: “Dios hace mis pies como de ciervas”.

Las ciervas en las zonas altas, escarpadas y pendientes, se sienten más seguras, pues difícilmente los depredadores (osos, leones, lobos) pueden alcanzarles para devorar sus crías. Así pues, Dios nos da la capacidad de caminar por sendas seguras, y de rectitud donde el enemigo no nos puede tocar, ni alcanzar.

Como el profeta Habacuc, nosotros podemos confiar en Dios en todo tiempo, esa confianza en él, produce gozo en nuestro corazón, pues sabemos que Dios nos sostendrá y fortalecerá, y él nos impulsará para caminar en victoria. El Señor es mi fortaleza.

Colosenses 1:11″fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad”.

Cuando débiles estamos y nos agobian los problemas comenzamos a orar y buscarle somos fortalecidos y mediante ese animo para luchar que El nos imparte, podemos seguir caminando y venciendo con naturalidad los obstáculos del camino. Soportamos alegremente, con un gozo interior el gozo del Espíritu Santo que nos llena, la esperanza de que Dios esta en control, poniendo nuestra mirada en la eternidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s