Cristo Coronado En El Ser Significa Crecimiento Y Fruto P.2

img_0010Sin la vida, nada puede crecer. Cristo es nuestra vida espiritual. Por lo consecuente, sin Él en nuestra vida, no puede haber desarrollo espiritual. Con Él allí, hay crecimiento espontáneo, ¡y qué delicioso es!
Deja, no más, una rama unida a la vid, y la puedes podar y purificarla, atar o ­estirarla, exponerla al calor y al frío y tempestad – pero no puedes parar su crecimiento permanentemente. De igual manera pasa con el creyente en el cual mora el Salvador. Mire a Pablo y la multitud de héroes como ellos, y vea cómo sus almas se expandieron en medio de sus enemigos que usaban todo su poder para destruirlos. Fíjese en los miles de personas que hoy en día están probando esta misma verdad.

¿Quién estaría satisfecho con una viña, que aunque su crecimiento sea muy impresionante, nunca diera fruto? «Este lleva mucho fruto,» se dice de cada persona en la cual reina el Salvador. «Llenos de frutos» (filipenses 1:11); «vuestro fruto la santificación» (Romanos  6:22); «buen fruto» (Lucas 6:43); «fruto del Espíritu» (Gálatas 5:22); «fruto apacible» (Hebreos 12:11); «en la vejez fructificarán» (Salmos 92:14), y muchas expresiones parecidas, se aplican en la Palabra a tales personas.
Buenos pensamientos, palabras y actos son como las uvas deliciosas que siempre crecen en cada rama de la Vid verdadera. Su ausencia es prueba infalible de que Cristo no ha sido coronado en sus vidas.

El fruto es la meta por la que Él viene y une las ramas a Él Mismo. «Yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto» (Juan 15:16).
El fruto también es una condición de quedarse, una vez que Él venga. «En esto es glorificado Mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así Mis discípulos» (Juan 15:8).
Para la higuera sin fruto, Cristo no tenía sino maldición (Marcos 11:14).
Para el siervo inútil que no da fruto, Él no tiene más que «tinieblas de afuera» por la eternidad, y «el lloro y el crujir de dientes» (Mateo 25:30). Si este es el pago para los que no dan fruto, ¿qué será el pago para aquellos cuyas vidas están llenas de frutos de la injusticia (Romanos 1:18-32)?

No seas engañados; deseos egoístas de querer llegar al cielo, resoluciones inútiles de querer mejorar, esperanzas que no purifican la vida, experiencias del pasado, membresía, bautismo, o posición oficial en la iglesia visible, nunca serán aceptadas por el Maestro en lugar del tener «por vuestro fruto la santificación» (Romanos 6:22), en el cual Él amorosa e indudablemente insiste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s