Cristo Coronado En El Ser Significa Crecimiento Y Fruto P.1

img_0295Por Martin Wells Knapp

El crecimiento no viene por un esfuerzo de crecer, pero es un resultado natural de Cristo morando en el alma. La rama crecerá si retiene su unión con la vid. La rama no dice: «Debo poner todo mi esfuerzo para obtener hermoso crecimiento este año,» pero mora firmemente en la vid, y llenando todas las funciones que surgen de esa unión, crece como la viña hubiera querido que creciera.

Ven a la viña. He aquí una rama tratando de crecer. Trata y trata, pero todo en vano. Desea «crecer» y añora crecer, pero se marchita cada día. ¿Por qué? Porque un gusano ha venido a cortar su unión con la vid. El «gusano» de la mundanalidad algunas veces aleja el alma del creyente de la verdadera Vid, con resultados fatales.
Muchas otras ramas, ya por mucho tiempo divididas de la vida de la vid, están listas para caerse a la llegada del primer ventarrón. Igualmente, algunas veces en la iglesia visible hay aquellos «que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella» (2 Tim. 3:5). Por alguna razón, que quizá sólo ellos conocen, se han apartado hace mucho tiempo ya de la Vid, se han marchitado, dejado de crecer, decaído; y bajo los primeros aires de persecución del mundo, o vientos fuertes de verdad divina, dejarán la iglesia, y consecuentemente, «cayendo al suelo,» revelarán claramente a todos el hecho, aparente para muchos, de su separación de la Vid.

Algunas de las ramas viejas se aferran con tenacidad a sus lugares de antes, como si pensaran que por el hecho de estar entre las ramas vivientes, que eso sirviera igualmente como la verdadera unión con la vid. Por lo tanto, algunos en la iglesia de hoy parecen trabajar bajo el engaño de que un lugar allí llenará los requisitos de una unión vital con Cristo.
Como si Jesús no hubiera dicho “El que en Mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden» (Juan 15:6). Cristo Coronado En El Ser Significa Crecimiento Y Fruto
Recordémonos, entonces, que la absoluta condición para un crecimiento espiritual es la unión con Cristo, que mora en el espíritu del creyente, y que nunca se podrá obtener si violamos esta ley inalterable de Su reino espiritual. Qu el crecimiento en conocimiento puede preceder esta unión nadie lo va a negar, pero el crecimiento del alma, nunca.

Continuara

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s