¿Te ha agradado?

img_0283Pepita de oro digna de reflexión

El hacer tu voluntad, Dios mío , me ha agradado” Salmo 40:8
Para Cristo fue placer en humillarse y en el tormento, en sufrir y morir por mi, ¿y puedo yo no hallar placer en orar, escuchar, meditar y gozar de los dulces deberes de la comunión con El? El vino tan alegremente a morir por mí, ¿y yo me dedico a la oración y tomo los sacramentos para tener comunión con El con desánimo? Fue un gozo para El derramar su sangre, ¿y no lo es para mi el creer que El lo hizo, y vivir en esa fe y santidad de la Verdad?

¡Oh, cesen los gemidos y murmuraciones, las excusas culpables, los desánimos las ejecuciones indiferentes del deber! después de un ejemplo así estas dispuesto a hacer la voluntad de Dios; estas dispuesto también a sufrir. Y en cuanto a los sufrimientos por Cristo, no deberían ser gravosos para los cristianos que saben que Cristo vino del seno del Padre a morir por ellos con buen animo.

¿Podemos comparar nuestros sufrimientos con los de Cristo? De ningún modo, pues no hay comparación; hubo mas dolor en una gota de sus sufrimientos que en un mar de los nuestros.

Para concluir: tu deleite y disposición para seguir los caminos de la obediencia, son la misma medida de tu santificación. Condensado de John Flavel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s