Las Puertas Descuidadas. Las Diez Vírgenes

kolmanskop-namibia_3749_990x742“Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo”, 2 Corintios 11:2.

Leamos detenidamente, tratando de entender y observando este pasaje. Entendiéndolo, será más fácil leer esta meditación.

Parábola de las diez vírgenes

Mateo 25:1  Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo.

2 Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas.

3 Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite;

4 mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas.

5 Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron.

6 Y a la medianoche se oyó un clamor: !Aquí viene el esposo; salid a recibirle!

7 Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas.

8 Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan.

9 Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas.

10 Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta.

11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: !Señor, señor, ábrenos!

12 Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.

13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

En esta parábola Jesús nos enseña acerca de dos grupos de vírgenes; dos tipos de carácter.

Un grupo era descuidado, mal hecho, inconstante, sin vigilancia en los medios de gracia, esto es, su comunión con Jesucristo a través de la oración fervorosa y la lectura de la Palabra de Dios.

El otro grupo de vírgenes era cuidadoso, vigilante de esa comunión. Estaba consciente que ser hijo de Dios no es solo una membresía en la Iglesia, sino una experiencia de “Nueva Creación en Cristo Jesús”, llamado a ser partícipe de la Eternidad. Por lo tanto se anticipa a recurrir a todos los medios de gracia posibles, para mantener su vida llena del Espíritu Santo y fruto.

Ambos grupos de vírgenes, las sensatas y las insensatas, dependían de la gracia de Dios. Lo que las hacia diferentes era que las insensatas estaban satisfechas con su estado espiritual  y no se esforzaban para mantener su vida espiritual llenas del Espíritu Santo, con una renovación activa del Espíritu transformándolas a la imagen misma de Cristo. Sino más bien, manteniendo una “fachada espiritual”, una apariencia exterior y una forma de cristianismo externa, pero descuidaron su vida interior de confianza en Dios.

Es Media Noche

Cuando el sueño es profundo, un despertar espiritual no es bienvenido.

Este precisamente es el estado espiritual de la Iglesia. Un sueño profundo, y le es incómodo despertarse a ver su realidad.

“Sus guardianes son ciegos, todos ellos ignorantes; todos ellos son perros mudos, que no pueden ladrar; soñolientos y perezosos, aman el dormir” (Isaías 56:10). ¿Qué pasa con el liderazgo de la Iglesia? Isaías lo describe. No están alertando ni despertando de su sueño al rebaño de Dios. Están en un sopor espiritual, no hay fuego en su mensaje que haga despertar nuestros corazones fríos, helados y congelados.

Somos una Iglesia perezosa que ama el dormir. Las vírgenes insensatas estaban a la sombra de las prudentes se gloriaban en los méritos de ellas, en sus triunfos, en las casas de misericordia, la hermana martirizada por causa de defender a los desprotegidos, los que padecieron en la cárcel, PERO SE CONFIARON.

No quisieron en forma personal buscar llenuras del Espíritu Santo, a través de obedecer la voluntad de Dios en sus vidas. Descuidaron su comunión personal y consciente con el Dios Vivo, con su Palabra. No quisieron mantenerse puras y sin mancha, echando mano de los medios de gracia en forma individual. Vivían a la luz de las prudentes, luz ajena, no propia.

Tal como dice en Isaías 50:11 He aquí que todos vosotros encendéis fuego, y os rodeáis de teas; andad a la luz de vuestro fuego, y de las teas que encendisteis. De mi mano os vendrá esto; en dolor seréis sepultados”. No quisieron andar a la luz de su propio fuego. Se confiaron en la palabra del hermano maestro o predicador. Estaban rodeados de ministros que eran su luz, pero no tenían la propia. No había pureza, hambre y sed de más de Cristo, SE CONFIARON.

Ningún hombre puede protegerte si tú mismo eres traicionado por tus propios hechos. Tus hechos están delante de Cristo, tu carácter estará delante del tribunal del juicio, sí ese mismo carácter de hoy. Nadie te salvará de tus hechos, buscas protección en lo que es imposible protegerte. Entendamos, ningún hombre podrá protegerte de tu vida insensata. Ni el andar a la luz prestada de otros, o gloriándote de lo que Dios hace en otros.

La gracia solo la obtienes en la oración acompañada de la Escritura, se obtiene continua y abundantemente, pero es pagar un precio por ello, de esta manera tendrás esa confianza en Cristo total y absoluta.

Mateo 13:44-46:

Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo.

El precio es vender todo lo que tienes y comprar ese campo para quedarte con el tesoro, Cristo Jesús.

Todo en nuestra vida espiritual viene a través de Jesús en una forma personal. Es por su muerte, su resurrección, su intercesión a la diestra del Padre, TODO ES DE El, nada es nuestro. Es individual el trato que tiene Jesús contigo. Es personal. Cuantos se retiraron de la lucha por el reino de Dios porque no estaban engendrados por Dios, sino por los hombres y la doctrina. El que es de Cristo continúa hasta el final, echando mano de los medios de gracia. Por eso estos apóstatas se ofendían de todo, no entendían. El Salmo 119:165 dice:Mucha paz tienen los que aman tu ley, Y no hay para ellos tropiezo”.

LA PUERTA SE CERRO

Lucas 13:25

Después que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta, y estando fuera empecéis a llamar a la puerta, diciendo: Señor, Señor, ábrenos, él respondiendo os dirá: No sé de dónde sois”.

¡ABRENOS! YA NO ES TIEMPO DE MISERICORDIA, ES TIEMPO DE JUICIO.

NO TE CONOZCO.

De Abraham dijo Dios: “Yo le conozco”, Génesis 18:19.

De Moisés le conocía por nombre, Éxodo 33:12.

Ser conocidos por Dios, es mayor bendición que conocer a Dios, Gálatas 4:9.

Cristo profetizó que una gran apostasía tomará lugar en la Iglesia. Entonces recordemos la amonestación de Pablo: “…que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos”, Romanos 13:11. La advertencia de Pablo sugiere que justo antes del regreso de Jesús, un gran sueño caerá sobre muchos cristianos. Hasta los justos estarán en peligro de dormirse.

Muchos creyentes han sido reprobados por su gran sopor (sueño profundo) . Ahora mismo, estamos viviendo en una hora oscura, donde la medianoche rápidamente se aproxima. Y muchos en la Iglesia ya cayeron en estupor, sueño profundo, donde no hay regreso. ¿Tienes ahora una pasión por Cristo? ¿Una hambre y sed por más intimidad con Él? Confiesas amarle pero, ¿es amor frío o tibio?

Proverbios 19:5 “La pereza hace caer en profundo sueño y la persona negligente padecerá hambre.” . Puede que no te consideres perezoso; pero pereza es la palabra exacta para describir el lodazal espiritual de muchos cristianos que una vez estuvieron apasionados por Jesús.

La pereza los venció cuando comenzaron a permitir cosas insensatas y carnales en sus vidas que nunca antes hubieran permitido. Mientras permitían estas cosas, gradualmente dejaron que su celo menguara. Y pronto estaban faltando a sus horas dedicadas a la oración y devoción. Poco a poco se convirtieron en creyentes lánguidos y tibios. Y al pasar el tiempo, cayeron en un sueño peligroso.

Pregunto, ¿estás volviéndote perezoso en tu amor por la Palabra de Dios? ¿Has dejado de redimir el tiempo, perdiendo las horas en el ‘Internet’ o delante del televisor? Atiende a las claras advertencias de las Escrituras: Si te vuelves perezoso, cayendo en un sueño espiritual, con el tiempo cruzarás la línea que nunca imaginaste que sucedería. Y te lanzarás a la compañía de las vírgenes insensatas; serás entregado al sueño profundo. Y antes que te des cuenta, la llama en tu lámpara de preparación, pestañeará y morirá.

Por el contrario, El ha mandado a sus pastores fieles a advertir a gritos. Y este santo remanente de atalayas no será silenciado, a pesar de ser burlados, escarnecidos y ridiculizados. Estos siervos declaran el mensaje que arde en sus corazones a toda voz: “La hora es medianoche; y el novio viene por su novia. Pronto Jesús estará a la puerta. ¡Hermano, prepárate para encontrarte con el Señor!”

Este es el clamor de la hora: “¡Prepárate!” ¿Estás listo? ¿Has estado preparándote para encontrarte cara a cara con Jesús? Sin embargo, la Biblia nos dice que se escuchará un segundo clamor.

“¡Nuestras lámparas se han apagado!” Muchos se darán cuenta que no tienen lo necesario para continuar. De repente, los fríos y tibios correrán de un lado a otro, desesperados por ganar el tiempo perdido. Les rogarán a sus pastores, “Ayúdeme, no sé qué hacer. Estoy muerto espiritualmente. Por favor, dígame como enfrento esto”. Pero muchos de esos pastores estarán tan confundidos y perplejos como sus ovejas.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.